En unas horas tengo una reunión importante, y antes de salir de casa he decidido volver a postear un artículo que escribí para la revista de la Universidad en la que doy clases y que veo que no compartí en este blog. Espero que sea de vuestro agrado

————————————————————————————————-

Cuando hablamos de comunicación desde la vertiente empresarial y buscamos diferentes teorías podemos caer en el error de perdernos en teorías que intentan decirnos mucho, pero de las que finalmente extraemos muy poco.

Antes de hablar de comunicación empresarial vamos a ver un pequeño ejemplo de comunicación persuasiva.

“¿Cómo se te ocurre irte a la universidad dejando la cama sin hacer? Ponte ahora mismo a recoger la habitación.” Esta afirmación que seguro que muchos de nosotros hemos sufrido al llegar a casa genera en nosotros diferentes sensaciones, y en muchos casos es efectiva simplemente por la posición de “autoridad” que ostenta una madre frente a un hijo, pero… ¿es eso suficiente?

En las organizaciones empresariales encontramos que en muchos casos la comunicación por parte de los directivos de la empresa hacia el resto de empleados se basa únicamente en este hecho, en ostentar la “autoridad” que les confiere su situación, pero se olvidan de que tras el mensaje o la orden viene la ejecución, que será diferente en función de la sensación que se deje en el receptor del mensaje.

Volvamos al ejemplo de la habitación. En mi caso concreto, las palabras que afloraban en el momento de la reprimenda eran simplemente “no he tenido tiempo” y acto seguido recogía la habitación sin ganas y muchas veces, simplemente era capaz de inventar una excusa lo suficientemente convincente para mí como para no hacerlo.

¿Qué vemos en este caso? Vemos que tras una pequeña reprimenda y una orden posterior la reacción era excusarse de entrada y ejecutar a regañadientes. De la misma manera en las organizaciones. Y ¿cuál es el peligro de que los empleados obedezcan simplemente porque “toca”? Que no existe implicación real, y, de este modo, es imposible el éxito empresarial.

La comunicación en la dirección de las personas debe tener como centro a la persona, y entender que el éxito real no es que otra persona obedezca por el hecho de que el emisor del mensaje posee más poder, si no que el éxito se encuentra en el momento en que involucramos a esa persona y hacemos que el mensaje llegue no solo como orden, sino como propuesta basada en el sentido común para que se entienda que esa es la dirección a seguir. Motivar a una persona no es tan complicado cuando entendemos la esencia de todo, “trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti”.

Te gustaría que en la empresa en la que trabajas te hicieran sentir partícipe de las decisiones, ¿verdad? Te encantaría esa frase de aliento por parte de tu supervisor, ¿cierto? Sería fantástico que la persona de la que dependes en el trabajo tuviera en cuenta que hoy tu hijo tiene una obra de teatro y que para él es lo más importante que ha hecho hasta la fecha, ¿no?

Todos tenemos diferentes motivaciones, y, como líderes, ser capaces de captarlas, entenderlas y potenciarlas será la clave del éxito.

La comunicación orientada a las personas no es más que eso, sentido común, mucha humanidad y tener en cuenta a la persona que tenemos delante.

Podemos coger teoría de diferentes libros en la que se nos recomiendan cosascomo por ejemplo no interrumpir, mirar a los ojos o “responder de manera verbal y no verbal”, pero según mi humilde opinión creo que lo más sencillo y práctico es hacer como hizo mi madre, cambiar el “recoge la habitación” por argumentar por qué se debe recoger la habitación e involucrarme emocionalmente con el “si no lo haces tú… tengo que hacerlo yo”.

como por ejemplo no interrumpir, mirar a los ojos o “responder de manera

verbal y no verbal”, pero según mi humilde opinión creo que lo más sencillo y

práctico es hacer como hizo mi madre, cambiar el “recoge la habitación” por

argumentar por qué se debe recoger la habitación e involucrarme

emocionalmente con el “si no lo haces tú… tengo que hacerlo yo”.

Anuncios