¿Podemos hacer que un auditorio “hostil” nos escuche atentamente? ¿Seremos capaces de transmitir en aquellos momentos en que parece que “lo tenemos todo en contra”?

Sin ninguna duda, pero… ¿Cómo lo haremos? Tendremos que esforzarnos para generar aceptación con nuestras primeras palabras.

 

Para los que entendéis el inglés el video es muy ilustrativo, Arnold se mete al auditorio en el bolsillo generando risas a partir del minuto uno y generando por tanto simpatía. La técnica es bien sencilla. Conocer las sensibilidades del auditorio (en este caso la rivalidad Suiza – Austria) y generar esa “conexión” que hace que el mensaje “entre” mucho mejor puesto que el auditorio está ya predispuesto a seguir escuchando. Debemos empatizar con el auditorio.

Lo que nosotros podríamos entender como “hacerse el gracioso” o “caer bien” está recogido dentro de la teoría, que lo llama Captatio Benevolentiae , un recurso retórico que consiste en atraer la atención del público y hacer que esté predispuesto a escuchar al speaker con atención. 

Pese a que en el ejemplo que hemos podido ver hace un momento lo que genera la Captatio son risas, no siempre es ese el objetivo, la idea final debe ser generar un inicio impactante y que haga que la gente siga escuchando. Podréis encontrar muchísimos ejemplos en diferentes vídeos, os animo a compartirlos vía twitter o vía comentarios para que todos podamos seguir creciendo.

¡Muchas gracias!

Anuncios