Por las redes sociales y periódicos corre el video de David Fernández (CUP) interpelando a Rodrigo Rato con una sandalia en la mano.

Casi todos hacen referencia a la frase: “Hasta pronto gánster”. La verdad es que, personalmente, esta afirmación no me causa efecto alguno. Simplemente un tópico más. En cambio, sobre los 30 segundos del video, ya con la sandalia en la mano, David Fernández hace una pregunta a Rato muy ambigua: “¿tiene miedo?”.

Poneos en la piel de Rato. Alguien con una sandalia en la mano que le debe traer reminiscencias de otro zapato que voló, tiempo atrás, sobre Bush, le interpela con un “¿Tiene miedo?”. La respuesta de Rato es sobre la presunta amenaza “sandaliega”. Y responde: ¿De quién? ¿De usted? Entonces, David Fernández puede culminar la jugada. “No, de mí no. De perderlo todo un día como lo han perdido todo millones de familias”. De repente la sandalia tiene pleno sentido, es el cebo para dar relevancia a su disertación.

Observad el silencio de Rato. Efecto cumplido.

Yo hubiera terminado en esos momentos. Los efectos hay que cuidarlos y dejar que hagan su trabajo.

Anuncios