inspiringfc.wordpress.com


Tras un tiempo escribiendo tuvimos que hacer una “parada técnica” para coger impulso y crear el proyecto Inspiring FC.

El blog anterior cesa su actividad por lo que te animo a seguirnos a través de https://inspiringfcblog.wordpress.com/  donde iremos colgando contenido que esperamos pueda ser de tu interés y utilizando nuestra nueva web http://www.inspiringfc.com/

Un fuerte abrazo y de nuevo… ¡gracias!

Fernando Carrera

Niño, recoge tu habitación


En unas horas tengo una reunión importante, y antes de salir de casa he decidido volver a postear un artículo que escribí para la revista de la Universidad en la que doy clases y que veo que no compartí en este blog. Espero que sea de vuestro agrado

————————————————————————————————-

Cuando hablamos de comunicación desde la vertiente empresarial y buscamos diferentes teorías podemos caer en el error de perdernos en teorías que intentan decirnos mucho, pero de las que finalmente extraemos muy poco.

Antes de hablar de comunicación empresarial vamos a ver un pequeño ejemplo de comunicación persuasiva.

“¿Cómo se te ocurre irte a la universidad dejando la cama sin hacer? Ponte ahora mismo a recoger la habitación.” Esta afirmación que seguro que muchos de nosotros hemos sufrido al llegar a casa genera en nosotros diferentes sensaciones, y en muchos casos es efectiva simplemente por la posición de “autoridad” que ostenta una madre frente a un hijo, pero… ¿es eso suficiente?

En las organizaciones empresariales encontramos que en muchos casos la comunicación por parte de los directivos de la empresa hacia el resto de empleados se basa únicamente en este hecho, en ostentar la “autoridad” que les confiere su situación, pero se olvidan de que tras el mensaje o la orden viene la ejecución, que será diferente en función de la sensación que se deje en el receptor del mensaje.

Volvamos al ejemplo de la habitación. En mi caso concreto, las palabras que afloraban en el momento de la reprimenda eran simplemente “no he tenido tiempo” y acto seguido recogía la habitación sin ganas y muchas veces, simplemente era capaz de inventar una excusa lo suficientemente convincente para mí como para no hacerlo.

¿Qué vemos en este caso? Vemos que tras una pequeña reprimenda y una orden posterior la reacción era excusarse de entrada y ejecutar a regañadientes. De la misma manera en las organizaciones. Y ¿cuál es el peligro de que los empleados obedezcan simplemente porque “toca”? Que no existe implicación real, y, de este modo, es imposible el éxito empresarial.

La comunicación en la dirección de las personas debe tener como centro a la persona, y entender que el éxito real no es que otra persona obedezca por el hecho de que el emisor del mensaje posee más poder, si no que el éxito se encuentra en el momento en que involucramos a esa persona y hacemos que el mensaje llegue no solo como orden, sino como propuesta basada en el sentido común para que se entienda que esa es la dirección a seguir. Motivar a una persona no es tan complicado cuando entendemos la esencia de todo, “trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti”.

Te gustaría que en la empresa en la que trabajas te hicieran sentir partícipe de las decisiones, ¿verdad? Te encantaría esa frase de aliento por parte de tu supervisor, ¿cierto? Sería fantástico que la persona de la que dependes en el trabajo tuviera en cuenta que hoy tu hijo tiene una obra de teatro y que para él es lo más importante que ha hecho hasta la fecha, ¿no?

Todos tenemos diferentes motivaciones, y, como líderes, ser capaces de captarlas, entenderlas y potenciarlas será la clave del éxito.

La comunicación orientada a las personas no es más que eso, sentido común, mucha humanidad y tener en cuenta a la persona que tenemos delante.

Podemos coger teoría de diferentes libros en la que se nos recomiendan cosascomo por ejemplo no interrumpir, mirar a los ojos o “responder de manera verbal y no verbal”, pero según mi humilde opinión creo que lo más sencillo y práctico es hacer como hizo mi madre, cambiar el “recoge la habitación” por argumentar por qué se debe recoger la habitación e involucrarme emocionalmente con el “si no lo haces tú… tengo que hacerlo yo”.

como por ejemplo no interrumpir, mirar a los ojos o “responder de manera

verbal y no verbal”, pero según mi humilde opinión creo que lo más sencillo y

práctico es hacer como hizo mi madre, cambiar el “recoge la habitación” por

argumentar por qué se debe recoger la habitación e involucrarme

emocionalmente con el “si no lo haces tú… tengo que hacerlo yo”.

Vuelta al Blog


Estimados amigos,

en primer lugar pedir disculpas por lo desatendido que he tenido este blog y daros las gracias a todos por haber hecho posible que tengamos más de 11.000 visitas a lo largo de este tiempo.

El pasado mes de marzo decidí comprometerme conmigo mismo y desarrollar el proyecto que de verdad me apasionaba al 200%, y decidí embarcarme en el proyecto Inspiring FC

Durante estos años he podido desarrollar mi actividad de forma parcial, pero desde hoy os anuncio que me dedico en exclusiva y os doy las gracias por haberme animado a dar este paso.

Os dejo algunos enlaces que os pueden ser de interés para seguir mi trayectoria y nuevas andaduras:

Fanpage Fernando Carrera Facebook

FanPage Inspiring FC Facebook

Twitter Fernando Carrera

Twitter Inspiring FC

Clase en colaboración con Jordi Cañas


Este pasado viernes tuvimos la suerte de tener con nosotros en el equipo de debate de la Universidad Internacional de Catalunya a Jordi Cañas, exdiputado catalán y asesor del parlamento Europeo.

jordi cañas

 

La sesión fue espectacular para todos los alumnos, más de 4 horas de debate en el que pudieron aprender todo aquello de lo que hemos hablado muchas veces, aquello de No voy a por ti, voy a por ellos y recordando el anterior post en el que hablamos ya de Jordi, ¡ Un palo, es un palo !

A parte de las 4 horas de debate Jordi tuvo la deferencia de estar presente en la clase de “Protocolo y técnicas de Argumentación” que imparto en humanidades y dejó claro que las humanidades son un arte necesario para el que es necesario la vocación. “Las Humanidades no sirven para nada …servir sirven los esclavos”

Desde este blog dar las gracias a Jordi por todo lo compartido.

Prometo ir actualizando el blog este nuevo año.

¡Un abrazo a todos!

¿Profesores o líderes?



“Un hombre de fuerza e inteligencia extraordinaria puede ser no más que un cero en la sociedad si no sabe hablar”. William Chaning

 

La afirmación de William hace más de 200 años sigue de rabiosa actualidad. Analizar documentos como el informe PISA debería hacernos pensar. Se ha demostrado que hemos llegado a un nivel de inversión económica en educación en el que incrementarla no se traduce en una mejora de los resultados. Tras esta lectura debemos preguntarnos…¿qué estamos haciendo mal?

 

A esta pregunta hemos obtenido múltiples respuestas a lo largo de estos días, y una de ellas es aquella que dice: “esto es porque en otros países consiguen captar a los mejores para la docencia”. Si aceptamos esta hipótesis como cierta debemos preguntarnos, ¿quién son los mejores?.

 

Si entendemos la educación (o enseñanza) como un proceso de socialización mediante el que una persona aprende y asimila conocimientos, y entendemos que el sistema educativo nutre al individuo de habilidades y de valores que propician un cambio intelectual, podremos establecer la figura del “líder” (en este caso el docente) que ejerce una influencia sobre otra persona (el alumno) con el fin de formarlo. Ante un mundo como el actual en el que encontramos cantidades ingentes de información por allá donde vamos, ¿cómo un docente puede marcar la diferencia?

 

Vamos a responder las preguntas planteadas, pero permítanme que empiece hablando de la Oratoria.

 

La Oratoria es el arte de hablar con elocuencia, de ser capaz de persuadir a través de la palabra y motivar . La oratoria y el liderazgo van de la mano, puesto que un líder tiene que ser capaz de expresar sus ideas con claridad, generar un mensaje que seduzca y debe ser capaz de agradar a su público. Imaginen por un momento un docente que sea capaz de transmitir sus ideas con claridad y concisión, imaginen un docente que sea capaz de motivar a su alumnado, imaginen un docente que sepa “seducir” a sus alumnos con la intención de formarlo…que sea un líder para sus alumnos. ¡Paren! Acaban de visualizar la respuesta a las anteriores preguntas, este sería el profesor que estábamos buscando, el mejor, el que marca la diferencia, y ese profesor sería …un profesor que domine la oratoria.

 

Por desgracia a día de hoy la oratoria y la comunicación oral todavía siguen siendo una disciplina que tienes que buscar fuera de las aulas, pero que empieza a estar presente en el mundo universitario. Podemos seguir cambiando leyes de educación, discutiendo sobre si invertimos más o menos , pero…¿alguien se ha preocupado en empezar a formarse en algo tan antiguo como la oratoria?

 

 

Fernando Carrera

Master Class: El ritmo, una habilidad persuasiva avanzada

Etiquetas

, , , ,


A la hora de efectuar presentaciones en público, sea en el ámbito político como profesional o académico, uno de los temas más importantes y menos trabajados es el ritmo en el momento de exponer los mensajes ante el auditorio.  El ritmo permite entre otras cosas, captar y mantener la atención que posibilita que el mensaje entre más fácilmente en la mente de cada receptor y consiga, con ello, el interés y el impacto que todos buscamos cuando comunicamos. Conocer y dominar esta habilidad es, por tanto, decisiva.

Además, recordar que saber generar ritmo no sólo es necesario cuando hablamos en público sino también en cualquier otra situación de conversación, tanto personal como profesional.

Es por esta razón que el Postgrado de Comunicación Persuasiva de la Universidad de Barcelona organiza el 17 de Febrero una Master Class sobre este tema: EL RITMO AL HABLAR EN PÚBLICO: UNA HABILIDAD AVANZADA DE PERSUASIÓN.

Los objetivos de la Master Class son:

  • Conocer la importancia del ritmo al hablar en público
  • Aprender habilidades psicolingüísticas para generar ritmo

¡Estás invitado! Para inscribirte sólo debes mandar un email a eresbier@ub.edu confirmando tu asistencia.

Programa:

  • Breve Presentación del Postgrado a cargo de Eduardo Resbier
  • Introducción de la Master Class a cargo de Fernando Carrera
  • ‘El ritmo, una habilidad persuasiva avanzada’ a cargo de Eduardo Resbier

Dirigido a:
Cualquier persona que quiera mejorar sus habilidades comunicativas.

Lugar: Facultad de Economía y Empresa. Diagonal 696Aula F (se indicará con carteles su ubicación)
Día: Lunes, 17 de Febrero
Horario de 19 a 21.15

La persuasión, la habilidad que marca TU diferencia.

Más información sobre el Postgrado de Persuasión:

www.persuasionub.com
https://www.facebook.com/persuasion.estrategica.interpersonal
http://persuasionysugestion.blogspot.com.es/

Entrevista en televisión sobre el Postgrado: http://etv.xiptv.cat/atalaiar/capitol/comunicacio-persuassiva

Aquello que nos “meta-identifica”


Una de las escenas cinematrográficas que más me gusta es la protagonizada por James Mason en la película Julio César, de Joseph L. Mankiewicz, adaptación de la obra del mismo título de W. Shakespeare. En ella Mason interpreta a Marco Junio Bruto, político y militar que participó en el asesinato de Julio César en los Idus de marzo del 44 a.C. En la mencionada escena, después de perpetrar el asesinato del dictador, Bruto se dirige al pueblo de Roma, amante de Julio César, con la idea de explicar y justificar el porqué de su acción.

Bruto comienza su alocución con estas palabras:

“Romanos, compatriotas. Si hubiese alguno en esta asamblea, algún amigo entrañable de César, a él le digo que el afecto de Bruto por César no era menos que el suyo. Y si ese amigo se pregunta por qué Bruto se alzó contra César,  ésta es mi contestación: no porque amaba a César menos, si no porque amaba a Roma más” (http://www.youtube.com/watch?v=oxP8v_9FOwg)

Y es que apelar a la patria, a la identidad común

a lo que nos engloba ha dado sus frutos desde tiempos inmemoriales. Cuando yo digo que soy de tal nacionalidad apelo a mi identidad; cuando digo “romanos, compatriotas” apelo a lo que nos identifica a todos, a la identidad de identidades, esto es, a la meta-identidad.

Cuando Bruto dice “compatriotas” está dibujando un conjunto llamado “romanos” del cual él y el resto del auditorio forman parte como elementos. Es decir, les habla como un igual.  

Y es que pasar como un igual trae beneficios inmediatos puesto que genera una empatía y una sintonía a prueba de bomba. Si la estrategia funciona y el auditorio te acepta como un igual, te escucha porque escucha a uno que pertenece a dónde él pertenece. ¿Quién mejor que un igual para conocerte, para hablarte, para persuadirte?

 

Imagen

Claro que, como en casi todo, aquí también hay grados y uno puede apelar simplemente a la metaidentidad, a lo que nos une, a lo que nos engloba, a lo que nos identifica o ir un paso más allá y hablar en nombre del conjunto. Una vez más, si el auditorio acepta la condición del politico de turno de portavoz del conjunto, el efecto persuasivo es demoledor puesto que asume que la opinión del político es la mejor opinión posible para los asuntos del grupo.

El Senador Bruto, en su alocución, justifica su magnicidio por su amor a la patria, Roma y a sus ciudadanos, los romanos. Bien podría haber dicho “lo hago por vosotros, yo sé lo que queréis, lo que necesitáis y puedo hablar y actuar por vosotros”.

 

Imagen

 

La última vuelta de tuerca al asunto de la metaidentidad es cuando el político no es sólo el portavoz de la totalidad del conjunto, sino que, además, se constituye en la etiqueta misma del conjunto; es decir, él/ella es el conjunto en el imaginario del colectivo. Vendría a ser algo así como “es conjunto soy yo”. Mira el siguiente ejemplo.

Imagen

El centro político es Suárez. Él no es un elemento más del conjunto de las personas que se consideran de centro, tampoco es el portavoz o representante del conjunto,  él ES el centro.

 

Imagen

En este cartel del Frente Nacional francés, Le Pen es el pueblo, por lo tanto, puede hablar y actuar en su nombre puesto que la identificación es máxima. Un ataque en contra de Le Pen, es un ataque en contra del pueblo francés (o al menos, eso es lo que él pretendía).

 

Imagen

Por último, échale un vistazo a la portada este libro. El título y el diseño no puede ser más explícito de lo que he venido planteando en el artículo. Como podéis imaginar, conseguir que te identifiquen como el conjunto del que formas parte es el sueño de todo político porque, si lo consiguen, el grado de influencia que consiguen es máximo. De hecho el grado supremo de éxito se produce cuando no sólo los que forman parte de tu conjunto de identifican como representante. Así es habitual que a los representantes de CiU en el Congreso se les describa por el resto de grupos parlamentarios y por la prensa como “los catalanes”, consiguiendo que las otras fuerzas políticas que represnetan a ciudadanos de Cataluña queden fuera del conjunto “catalanes”. Lo mismo pasa con el Partido Nacionalista Vasco. Finalmente, la deriva que he descrito en este artículo quedaría como sigue:

soy miembro de un conjunto – soy  representante del conjunto – soy el conjunto

Imagen

 

 

Reductio ad absurdum o cómo demostrar que tengo razón porque si no la tuviera esto sería un despelote


Amable lector/a, sé positivamente que eres una persona razonable, ávida de aprendizaje y abierta a profundizar en las cuestiones que mis colegas y yo te planteamos en este blog. Asumir que esto no es así sería ridículo porque, ¿qué sentido tendría, entonces, que destinaras tu tiempo a leer los artículos que te proponemos?

¿Verdad que lo que acabas de leer parece razonablemente cierto? Y tal vez lo sea para ti, lo cual no quita para que un servidor haya deslizado una serie de ideas a través de una de las falacias más utilizadas: la reducción al absurdo (ahora es el momento de pedir disculpas por el “latinajo” del título).

¿En qué consiste la reducción al absurdo? Este sofisma (falacia) consiste en demostrar que una idea es cierta porque, de no ser así, lo contrario sería absurdo, ridículo, ilógico, evidentemente falso, etc.

Viene a decir que, si no estás de acuerdo conmigo, estás de acuerdo con aquello que está fuera de toda lógica, conveniencia, verdad obvia, etc. Significa, en definitiva, que, como dos cosas contradictorias no pueden ser ciertas, si demuestro que una es falsa, demuestro que la otra es verdadera. Maravillosamente sutil, ¿no te parece?

No todos los razonamientos por reducción al absurdo son falaces. Por ejemplo:

“Juan no robó el maletín de Pep, porque ese día Juan estaba en Zaragoza.”

El haberlo robado significaría que Juan tiene el don de la ubicuidad y eso es imposible por lo que, en este caso, lo que indica la sentencia no es una falacia.

La reducción al absurdo es falaz cuando lo que hace es acotar las posibilidades de elección, haciendo parecer que esas, son las únicas opciones posibles. En último extremo, una argumentación por reducción al absurdo es un planteamiento disyuntivo. Veamos:

Es A o es B

Si es A, las consecuencias son C

C es absurdo, ilógico, idiota, contraproducente…

luego, es B

Pongamos un ejemplo,

“Carlos puede desear o no lo mejor para su madre

no desear lo mejor para su madre lo convertiría es una mala persona y además, ¿qué hijo no quiere lo mejor para su madre?

y yo sé que Carlos no es una mala persona.”

Date cuenta de que el hecho de que Carlos desee o no lo mejor para su madre no necesariamente tiene que ver con ser una buena o mala persona; pueden operar otros aspectos que nos conduzcan a valorarlo o no como tal, amén de tener que definir previamente qué quiere decir “querer lo mejor para una madre” o “ser una buena persona”.

Pero dado que en este blog nos ocupamos de cómo se comunican los políticos, dejemos en paz a Carlos y pongamos algún supuesto que incumba a la clase política.

“Opinar de forma contraria a la que proponemos vendría a significar que usted es poco demócrata, ya que no estaría teniendo en cuenta la opinión de la mayoría. Por otra parte, yo sé que usted ha dado sobradas pruebas de ser una persona demócrata”.

Traduzcamos:

Puede estar a favor o en contra de lo que digo (A ó B)

Estar en contra es ser poco demócrata (B= poco demócrata)

Yo sé que usted es demócrata (no B)

por lo tanto debe estar a favor de lo que yo digo (por lo tanto, A)

¿Cuántas veces habremos oído estructuras de este tipo en boca de nuestros políticos? Por si ahora no caes, aquí te dejo un ejemplo del portavoz del Govern de la Generalitat, Francesc Homs, a ver si descubres dónde aparece esta falacia. Y recuerda, éste no es un blog de posicionamiento político. Igual que subimos este ejemplo del señor Homs, podríamos encontrar otros de signo político distinto.

https://www.dropbox.com/s/di1vqpff7djnljr/Reducci%C3%B3n%20al%20absurdo.mov

Y como decía un famoso y antiguo anuncio de televisión, busca, compara y si encuentras otro mejor, … dínoslo.

 

Óscar Fernández Orellana